Abismos de pasión México, 1953, 91 min


D: Luis Buñuel. G: Luis Buñuel, Julio Alejandro y Arduino “Dino” Maiuri, basados en la novela Cumbres borrascosas de Emily Brontë. F en B/N: Agustín Jiménez. M: Raúl Lavista, sobre la ópera Tristán e Isolda de Richard Wagner y apoyado por la orquesta de la sección de filarmónicos del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica. E: Carlos Savage. Con: Irasema Dilián (Catalina), Jorge Mistral (Alejandro), Ernesto Alonso (Eduardo), Lilia Prado (Isabel), Francisco Reiguera (José). CP: Producciones Tepeyac. Prod: Óscar Dancigers y Abelardo L. Rodríguez.


Tras diez años de ausencia, Alejandro regresa a la hacienda donde vivió de niño para casarse con Catalina, su antiguo amor. No obstante, ella es esposa de otro hombre, por lo que Alejandro, en un acto de despecho, decide casarse con la hermana de su rival. Abismos de pasión se derivó de un sueño que Buñuel intentó cristalizar desde la época de La edad de oro (1930). El director adaptó junto a Julio Alejandro (con quién después trabajaría en los guiones de Nazarín, Viridiana y Simón del desierto) la afamada novela de Emily Brontë, Cumbres borrascosas, y la llevó a su estilo personal con personajes enredados en culpas y recriminaciones, inquietos por entender las malas jugadas del destino.